¡Visita nuestras redes sociales!
Feafes propone a la administración una red de atención única en Salud Mental
Featured

Feafes propone a la administración una red de atención única en Salud Mental

Actualmente no están cuantificadas las dimensiones de los problemas de Salud Mental en Andalucía, donde hay una alta prevalencia de casos sin diagnosticar. La Federación Andaluza de Familiares y Personas con problemas de Salud Mental hace un llamamiento a la Consejería de Salud e Igualdad para articular soluciones que permitan asistir a las personas que están siendo invisibles ante los servicios sociales.

Es difícil conocer con exactitud cuántas personas con problemas de salud mental existen en Andalucía, y cuál es la población que no está recibiendo atención. Los números son desconocidos por varios motivos: por una parte está la atención sanitaria que se hace desde atención primaria y los equipos de salud mental y por otra la atención social que presta FAISEM y el movimiento asociativo Feafes, así como los servicios sociales y otras administraciones y ONG. A esto hay que sumarle las personas que están sin diagnosticar, éstas son las que no existen para la administración.

La dimensión real del problema de las personas que necesitan atención en salud mental se pierde, Cristina González, médica de familia y presidenta de Feafes Andalucía apunta a que “convendría tener una visión más amplia y unificada de la salud mental, un plan de acción que permita cuantificar las necesidades reales. Sólo así, la administración podrá hacer una dotación realista de los recursos que se necesitan”.

Feafes Andalucía propone poner en marcha una red de información de salud mental única que permitiese recoger en la tarjeta sanitaria, la información también social de las personas con discapacidad.  Esto permitiría, según explica la presidenta de Feafes Andalucía, disponer de forma centralizada de la información de servicios sociales, dependencia, atención primaria y salud mental…para conocer de forma inmediata si la persona tiene tratamiento, ayuda económica, apoyo familiar o sino recibe nada.

Desde la Federación de Salud Mental aseguran que “el COVID-19 ha evidenciado que disponer de esta información de manera ágil permitiría llegar a los perfiles más vulnerables, antes y no tener esta información centralizada está envolviendo en burocracia la distribución de recursos de urgencia, como es el caso de las comidas o el material sociosanitarios para hacer atención directa” dice González.

La Organización Mundial de la Salud ya ha advertido de que para 2030 los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo, “esto es un llamamiento para trabajar sin demora en la prevención de los problemas de salud mental que se van a ver agravados por las consecuencias del confinamiento”, ha reiterado la presidenta de Feafes Andalucía.

Para hacer frente a esto, el movimiento asociativo ha tenido que reinventarse adaptando sus programas al impacto económico y social que esta crisis supone, modificando la forma de dar atención, dando continuidad a los programas y haciendo un seguimiento continuado mediante actividades telemáticas y visitas puntuales domiciliarias.

Cristina González asegura que “hay que poner en valor el trabajo que se está haciendo desde las asociaciones de Feafes Andalucía, donde el ritmo está siendo mucho más intenso que antes para ofrecer a las personas enfermas y a sus familias el apoyo que necesitan”. Desde el comienzo de la situación de alarma por el COVID-19 las asociaciones han adaptado su trabajo a las nuevas tecnologías para poder dar una asistencia continuada “estar pendientes de las necesidades de estas personas, acompañarlas tratando de que no se sientan solas y continúen teniendo rutinas es para nosotros lo más importante”, ha puntualizado.

Feafes Andalucía, comprometida en su lucha por el estigma y la calidad asistencial de la salud mental apuesta por ofrecer a las personas enfermas la ayuda que necesitan, con una adaptación a las circunstancias, es decir “si la personas que padecen problemas de salud mental o sus familias no van o no pueden ir a los recursos, los recursos tendrán que ir ayudar a esas personas para poder ofrecerles la atención continuada que necesitan”, explica Cristina González.